Existen distintos dispositivos que nos ayudan a complementar nuestras actividades y tareas diarias. Tal es el caso de las tablets y smartphones. El buen uso de una tablet dentro el ámbito laboral, facilita el cumplimiento de tareas y aumenta la productividad, a continuación te enlistamos algunas de las ventajas que brinda el uso de estas:

  1. Portabilidad: las “tablets” gracias a su peso ligero y tamaño compacto, son mucho más sencillas de transportar que una computadora personal, lo que las vuelve ideales para llevar en viajes de negocios, salidas rápidas o reuniones grupales.
  1. Lista para usarse: regularmente el tiempo de arranque es rápido, y la mayoría de los nuevos modelos pueden durar gran tiempo en modo de suspensión, lo que permite al usuario disponer de esta rápidamente, ya sea para tomar apuntes, fotos o revisar documentos.
  1. Funcionalidad: actualmente existe una gran cantidad de modelos y marcas en el mercado, las cuales nos permiten realizar desde funciones básicas como revisar y enviar correos, navegar en internet y utilizar algunas aplicaciones empresariales, hasta tablets que igualan o superan las capacidades de una computadora.
  1. Agilidad: Todos hoy en día contamos con un smartphone, ese compañero inseparable nos ayuda a resolver pendientes de trabajo en repetidas ocasiones, pero cuantas veces es necesario escribir un correo largo o bien editar un archivo, y la escritura o edición se nos dificulta en este dispositivo. Las tablets son el dispositivo ideal, ya que nos permite atender pendientes de trabajo fuera de la oficina de una forma más robusta sin tener que recurrir a la computadora.
  1. Viajar más ligero: Gracias a los e-Books, agendas y aplicaciones para tomar notas electrónicas, una tablet remplaza sin problema a varios de los artículos que frecuentemente cargamos durante los traslados para atender pendientes o un viaje de negocios, como libretas, agendas, plumas, libros, etc.

Utilizar este dispositivo como un recurso en la atención a las responsabilidades laborales diarias, nos ayuda a mantener la sincronía con los temas del negocio, atender pendientes importantes fuera de la oficina, y en ocasiones hasta se puede convertir en el recurso principal al desplazar al equipo de cómputo; claro, este último punto depende de las capacidades de nuestro dispositivo. Al final del día la selección del modelo ideal se basa las necesidades de cada usuario, así como en el presupuesto que se quiera invertir en este dispositivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *